jueves, 8 de marzo de 2012

Argentina: Una familia denuncia que Aerolíneas le perdió a su perro

Alejandra Navarro había viajado con sus tres hijos a Salta a visitar a su mamá. El día del regreso, despachó las valijas, colocó al caniche toy en un canil y vio cómo sus hijos hacían morisquetas para que al perro se le fuera el susto. Se despidieron y subieron al avión cantando canciones de chicos. Lo que no podían saber es que iban a aterrizar en Ushuaia pero las valijas no. Y Astro, su perro, tampoco. Pasaron 13 días desde la despedida y las morisquetas. Y todavía nadie pudo decirles dónde está su perro.

Hace tres años, Alejandra –salteña, 30 años– se mudó con su familia a Ushuaia. El trabajo de su marido los motivó a trasladarse y una mascota parecía un buen antídoto contra el frío, el desarraigo y la vida puertas adentro. Era un cachorro gris de 40 días cuando lo pusieron en los brazos de Ulises, que ya tiene ocho años. Desde que llegó, Astro –tiene dos años y medio– durmió en la cama y viajó con la familia.

“El 25 de febrero tomamos un vuelo en Salta para hacer una conexión en Aeroparque. Pero ese día no había sistema y el vuelo se retrasó casi dos horas. Cuando llegamos a Buenos Aires las azafatas nos dijeron que saliéramos primeros porque se nos iba el vuelo a Ushuaia. Nos dijeron que no retiráramos el equipaje y fuimos al otro avión corriendo. Pero a Ushuaia llegamos solos: no estaban ni las valijas ni el perro”, contó a Clarín Alejandra. “Me dijeron que venía en el vuelo siguiente. Y no llegó. Volví y me juraron que venía en el de la noche. Tampoco llegó. Al día siguiente me llamaron para decirme que habían encontrado el equipaje. Pero de Astro, nada”.

Alejandra esperó un día e hizo una denuncia policial, otra en Defensa del Consumidor y consiguió una abogada. “Pensé que se lo habían robado (puede costar unos 1.500 pesos). Así que les dije: ‘Si se lo robaron, díganmelo. Al menos sé que alguien le está dando de comer’. Pero ni eso me dicen ”.

Según ella, las autoridades de Aerolíneas aseguran que no lo ven ni en los registros de las cámaras de seguridad. Pero hace unos días recibió dos mensajes por Facebook: una pasajera que dice que vio al perro en Aeroparque solo, dando vueltas, llorando entre el equipaje sin dueño . Y desde la empresa le dijeron algo insólito: que creían que podía estar en Mendoza.

Al principio, a Ulises le mintieron: “Le dijimos que Astro se fue de vacaciones, que está en un hotel para perros”. Pero el nene se dio cuenta de que está perdido. Dice que le pidió que por favor lo encontrara, que a la noche llora y que lo extraña. Y ella, que ya no sabe qué hacer, le juró que iba a mover el cielo para encontrarlo.

Fuente: http://www.clarin.com/sociedad/titulo_0_659934096.html
Fecha: 08.03.2012

No hay comentarios: