miércoles, 11 de abril de 2012

Una inexplicable alopecia aqueja a los osos, focas y morsas de Alaska

Los osos polares de Alaska están perdiendo el pelo y sufriendo lesiones de piel. Los científicos aún no saben por qué. Pero los mismos síntomas ya se han identificado en focas y morsas, publica el diario francés Le Figaro.

Al parecer, la enfermedad afecta a los plantígrados desde los años 90 del siglo pasado. Este año, nueve osos de entre una población de treinta ejemplares monitoreados dentro la región de Barrow, al sur del mar de Beaufort, han sido observados con signos de alopecia, reporta el Centro estadounidense de Medición Geológica. «Los individuos de otras partes parecen mostrar un comportamiento normal y buena salud», apuntan.

Los análisis de piel y sangre no han arrojado luz al fenómeno, que se ha manifestado tanto en osos salvajes como en aquellos criados en cautividad. En los últimos tiempos, han aparecido focas muertas a lo largo de las costas árticas de Alaska y cerca de la costa de Rusia con idénticos síntomas. Ya en otoño, la enfermedad se cebó con las morsas.

Los exámenes científicos se han multiplicado en busca del agente infeccioso (radiación, contaminación humana, enfermedades auto-inmunes, factores medioambientales). Los expertos han recomendado a los cazadores que no se alimenten de la carne de los osos que no evidencien un saludable estado.

Fuente: http://www.abc.es/20120410/natural-biodiversidad/abci-osos-focas-enfermedad-pelo-201204101113.html
Fecha: 10.04.2012