miércoles, 11 de enero de 2012

El mundo animalista celebra la liberación de Ramba, la elefante esclava del Circo de los Tachuelas

Video recopilación de noticias, entrevistas y reportajes sobre la elefanta Ramba del circo Los Tachuelas:



Santiago de Chile, 5 de enero.- En el mundo animalista la sensación es si no de gozo y satisfacción. Después de 56 años de cautiverio y gracias al trabajo incesante de la agrupación Ecópolis, la elefanta Ramba por fin fue decomisada a los hermanos Maluenda, dueños del circo Los Tachuelas. Tras un intenso operativo y luego de casi una lucha a morir entre Carabineros-proteccionistas y los payasos, ayer 4 de enero el ejemplar que vivía en un estacionamiento de una parcela en la comuna de La Pintana, fue trasladado bajo fuerte resguardo policial al Parque Safari de Rancagua.

Ecópolis, la ONG mentora que lideró la campaña “Liberen a Ramba, el último elefante esclavo en Chile“, señaló en un comunicado de prensa que “hoy comenzó a escribirse otra historia, Ramba comenzará dentro de los próximos días un proceso de recuperación y acondicionamiento para poder practicarle exámenes médicos, con la finalidad de que pueda mejorar su condición y adquirir su certificación sanitaria. Si después de este proceso su salud se lo permite, viajaría a “The Elephant Sanctuary” en EE.UU. donde ya tiene un cupo asegurado y donde viviría el resto de su vida junto a otros de su especie”.

En la misma línea, Florencia Trujillo, líder de la ONG, agradeció a todos sus socios, voluntarios, colaboradores, amigos y a una lista infinita de personas de Chile y el exterior que apoyaron la campaña durante más de año y medio. También añadió que esta es la punta del iceberg y que la lucha contra los circos con animales se reafirma con este hecho histórico. “Juntos hemos logrado la libertad de Ramba y un cambio trascendental en su vida. Muchas gracias”, señaló.

El día a día de la elefanta Ramba en el Parque Safari de Rancagua

Ramba en su nuevo hábitat

Hoy, Ramba disfruta de su libertad, bajo cuidados especializados para alimentarla y mantenerla, con una laguna artificial y todas las comodidades de un animal de su envergadura.

Sobre los días que ha pasado la elefanta en su nuevo hogar en Rancagua, el gerente general del Parque Safari, Iván Sánchez, indicó que “son días de cambio radical. El experto norteamericano Scott Bleis, quien trasladó finalmente a Ramba, verificó el terreno y nos indicó que iba a estar cómoda. Este terreno lo fabricamos especialmente para ella, ya que se encuentra en su estado salvaje donde se ducha, se revuelca, come pasto seco, cosas que no había hecho nunca en su vida”.

Sánchez indicó que la gente puede ver al animal pero “confeccionamos, para que no vuelva al stress, una ruta donde el público esté a 50 metros de distancia, y ellos puedan disfrutar y observar a Ramba como hace el día a día. Puede sonar descabellado, pero he visto a Ramba feliz y todos en el Safari lo sentimos”.

Consultado por el proceso de rehabilitación de Ramba, el administrador del recinto, Gonzalo Sánchez, indicó que “tendremos un experto que nos enseñará por un mes como sacar los vicios que tenía Ramba en el mundo circense. Es difícil decir que hubo maltrato en un cien por ciento, ya que las heridas que presenta el animal son antiguas, en general, si bien no se puede aseverar que fue maltratada, las heridas son consistentes a otros casos de maltrato. Además, la orina es demasiado clara, lo que podría indicar que no están trabajando bien sus riñones. Este proceso es para que se recupere”.

Más imágenes de Ramba en su nuevo hogar (fotos de Ecópolis):


Y éste es el destino que le espera a Ramba cuando esté recuperada física y psicológicamente y pueda viajar:



Para más información del Santuario, visita su página web: The Elephant Sanctuary

Fuentes de los artículos:
http://www.prensanimalista.cl/web/2012/01/05/mundo-animalista-celebra-liberacion-de-elefanta-ramba/
http://eltipografo.cl/2012/01/el-dia-a-dia-de-la-elefanta-ramba-en-el-parque-safari-de-rancagua/
Fecha: 5 y 10 enero 2012

El sometimiento de elefantes en circos: Su voz se apaga y su espíritu desaparece

Los paquidermos asiáticos como Ramba, son muy comunicativos. Sin embargo, los que se encuentran en los circos no suelen emitir sonidos. El proceso de adiestramiento del mamífero terrestre en peligro de extinción, incluye el quebrantamiento de su espíritu. Los animales conservan su fuerza, pero pierden su voluntad.

Por Alejandra Cassino M. (Prensanimalista)

El 4 de enero de 2012 quedará grabado a fuego en la historia de la protección de los animales en Chile. Ese día, Ramba, la elefanta que desde 1997 fue el símbolo del circo chileno, finalmente fue trasladada al Parque Safari de Rancagua, dejando atrás casi 15 años de maltrato, negligencia de autoridades y una historia ligada al lucrativo negocio del tráfico de animales. Allí se recuperará para poder, finalmente, viajar al que será su hogar definitivo: el Santuario de Elefantes de Tennessee, Estados Unidos.

Scott Blaise, cofundador del Santuario de Elefantes, estuvo a cargo del procedimiento que culminó a las 00:10 del 5 de enero, cuando Ramba por su medios, sin otro estímulo que su curiosidad, bajó del container en el que fue trasladada. Primero asomó su trompa absorbiendo los nuevos aromas que la rodeaban, luego sacó su mano izquierda, miró a su alrededor y comenzó a caminar hasta encontrar arena, con la que se dio un baño seco. Los testigos del procedimiento estaban en silencio, igual que el resto de los animales del zoológico. Ramba, no fue la excepción.

La paquidermo permaneció muda, sólo se limitó a reconocer su nuevo hogar. En un elefante asiático el mutismo no es una característica propia de la especie, por el contrario, en su hábitat, vocalizan con frecuencia y cada actividad se relaciona con alguna “voz”. Es así, por ejemplo, que para comunicarse a distancia usan sonidos de baja frecuencia, perceptibles por sus pares a más de 20 kilómetros. También, al igual que los gatos, ronronean cuando se sienten cómodos o realizan alguna actividad placentera.

“Durante el tiempo que pasamos con ella en la parcela del Circo – 24 horas -, no barritó y tampoco emitió otro tipo de sonidos. De todos modos, esto es habitual en animales que han sido adiestrados para las rutinas circenses”, comentó Scott a Prensanimalista.

El método de Pavlov que castiga la conducta inadecuada y premia la esperada, encuentra su campo práctico más amplio en los circos. Cuando los elefantes son “entrenados” para sentarse en un pequeño taburete, pararse en las patas traseras o moverse al ritmo de la música, son sometidos con cuerdas, palos, cadenas y el famoso ankus, una fusta eléctrica con un gancho en la punta que “facilita” los movimientos del paquidermo.

Pero eso no es todo, se busca doblegar a la bestia en todos los sentidos. No basta entonces con limitar sus movimientos, de allí que su “voz” es silenciada. El mundo del elefante de circo se construye entonces por los sonidos de otros, por movimientos restringidos y actitudes aprendidas por sometimiento. Su espíritu desaparece, su sonrisa se desvanece y su imagen se reduce a la caricatura cultural de los afiches circenses, donde el majestuoso mamífero terrestre aparece vestido con borlas, pecheras y hasta turbantes.

“Los elefantes que han ‘perdido’ su voz, vuelven a recuperarla cuando están en el santuario o cuando han sido reubicados en lugares como éste (Parque Safari), donde comienzan a construir una relación con sus cuidadores. Es un proceso individual que puede tardar semanas, meses, incluso años. No sabemos cuánto demorará Ramba. Por ahora, lo está haciendo bien. Ya muestra cambios en su expresión corporal. En su primer día en su nueva casa, sonrió y comenzó a ronronear”, relató emocionado Blais.

Quebrantar el espíritu de un elefante

Si bien los paquidermos ocupan un lugar especial en las culturas de Asia, la forma en que los animales son domesticados para cumplir con tareas de transporte acuático, turismo o de tiro y carga, dista mucho de la sabiduría que se le atribuye a Ganesh, la venerada deidad con cabeza de elefante y cuerpo de hombre del panteón indio.

El método tradicional para quitarle la voluntad y todo deseo de libertad a un elefante toma tres días, tal y como relata el fotógrafo Palani Mohan en su libro Vanishing Giants, donde registra seis años de travesía buscando el alma del elefante asiático. Es así como en Burma, en el sudeste asiático, retrata el “break in“ (quebrantamiento) del espíritu de este mamífero en peligro de extinción.

De acuerdo al relato visual de Mohan, primero se debe contar con un ejemplar joven que es alejado de su madre. Luego, para completar el proceso con éxito, se requiere de un pequeño corral que limita al máximo la movilidad del animal, cuerdas, palos con clavos y seres humanos que cultivan esta práctica que doblega al paquidermo mediante golpes y privación de agua y alimento. Al tercer día, el espíritu del animal es quebrantado. Pierde su voz, su sonrisa y su estampa. Sólo conserva su fuerza, recurso por el que será explotado por años.

Aunque usen materiales más refinados, los circos ocupan el mismo método. En 2007, la organización Personas por el Trato Ético para los Animales (PETA, por sus siglas en inglés) reveló el “break in” (quebrantamiento) de espíritu de un elefante bebé en el Ringling Brothers and Barnum and Bailey Circus. El pequeño es sometido del mismo modo que su pariente en Burma. No tiene escapatoria y crecerá creyendo que no la tiene. Además viajará constantemente y; sin importar que esté enfermo y mal alimentado, deberá actuar noche tras noche en la pista del renombrado circo estadounidense.

Las conductas aprendidas deben reforzarse y en el caso de los animales de circo esta norma se cumple a cabalidad. En marzo de 2011 la organización Defensores de los Animales (ADI, por sus siglas en inglés) expuso el maltrato al que a diario eran sometidos los animales del Super Robert’s Circus en Inglaterra por el entrenador Rumano Nikolae Nitu.

Monty el camello y la elefanta Anne son los protagonistas del video grabado por ADI, en el que ambos son golpeados. La paquidermo luce desnutrida y sucia. Ella, en silencio y sin reparos, recibe los castigos que además incluyen el uso del ankus, otras herramientas similares y elementos contundentes.

Anne de 59 años y Monty, en abril fueron entregados por los dueños del circo, Moira y Bobby Roberts, al Longleat Safari Park, el primer santuario de animales en Europa, esperando que esta acción sirva como antecedente en el juicio por crueldad contra animales que deberán enfrentar en junio próximo.

Lo primero que hizo Anne en su nuevo hogar fue darse un baño de arena. 24 horas después volvió a sonreir. Ella y Ramba, aunque en continentes distintos, comparten una historia de tortura y explotación que comienzan a dejar atrás gracias al esfuerzo de las organizaciones de protección animal. Ahora sólo falta que el espíritu de estas elefantas se fortalezca y logren, finalmente, reencontrarse con su voz.

PrensAnimalista es el principal sitio web con noticias e informaciones de Chile sobre derechos de los animales, tenencia responsable de mascotas y denuncia en contra del maltrato animal. Puedes seguirlos en Twitter en @prensanimalista

Fuente: http://www.biobiochile.cl/2012/01/09/el-sometimiento-de-elefantes-en-circos-su-voz-se-apaga-y-su-espiritu-desaparece.shtml
Fecha: 09.01.2012