viernes, 3 de febrero de 2012

El elefante de Sumatra está a un paso de la extinción


El estado de conservación del elefante de Sumatra (Elephas maximus sumatrensis) ha pasado de ‘amenazado' a ‘gravemente amenazado'. Su población se ha visto reducida a la mitad desde 1985. La razón principal es la pérdida del 70% de su hábitat en dos décadas, debido a la deforestación. Para la organización WWF es crucial una moratoria inmediata de la transformación del territorio para garantizar la supervivencia de la especie.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha clasificado al elefante de Sumatra (Elephas maximus sumatranus) ‘en peligro crítico de extinción' dentro de la Lista Roja de Especies Amenazadas . Hoy en día tan sólo sobreviven de 2.400 a 2.800 ejemplares en estado salvaje, una reducción de alrededor del 50 por ciento de la población de 1985.

Los científicos afirman que si continúan las tendencias actuales, el elefante de Sumatra podría extinguirse en menos de 30 años. Sumatra mantiene algunas de las poblaciones más importantes de elefante asiático fuera de la India y Sri Lanka. Sin embargo, la isla ha experimentado la tasa de deforestación más rápida de la zona: más de dos tercios de bosques de llanura en los últimos 25 años - lo que ha provocado la extinción local de los elefantes en muchas zonas.

Según la Lista Roja de la UICN, "Aunque el elefante de Sumatra está protegido por la legislación de Indonesia, el 85 por ciento de su hábitat se encuentra fuera de las áreas protegidas, y puede ser transformado en terrenos agrícolas".

"El elefante de Sumatra se une a una creciente lista de especies en Indonesia que están en peligro de extinción, como el orangután de Sumatra, el de Java y los rinocerontes y el tigre de Sumatra", dice el director del Programa Global de Especies de WWF Carlos Drews. Y añade: "A menos que se adopten medidas de conservación se tomen de forma urgente y efectiva, estos magníficos animales desaparecerán de la Tierra".

WWF hace un llamamiento al Gobierno indonesio para prohibir todas las transformaciones de los bosques que forman parte del hábitat de los elefantes hasta que se ponga en marcha una estrategia de conservación para estos animales. La organización recomienda que el gobierno realice una evaluación para ubicar y designar grandes áreas protegidas.

El experto en elefantes asiáticos Ajay Desai opina: "Es muy importante que el Gobierno de Indonesia, las organizaciones conservacionistas y las empresas agroforestales reconozcan la crítica situación de los elefantes y otros animales salvajes en Sumatra, y tomen medidas eficaces para su conservación". Y concluye: "Indonesia debe actuar antes que sea demasiado tarde para proteger los últimos bosques naturales de Sumatra, especialmente el hábitat de los elefantes".

Por poner un ejemplo, en la provincia de Riau, donse se tomó la fotografía, las industrias de pulpa y papel, así como las plantaciones de palma aceitera, están causando algunas de las tasas de deforestación más rápidas del mundo. El número de elefantes se ha reducido un escandaloso 80 por ciento en menos de 25 años. La fragmentación hace que el espacio en que estos animales pueden vivir en libertad se limita a algunos pequeñas manchas de bosque. Las poblaciones no tienen probabilidades de sobrevivir en el largo plazo.

Fuente: http://www.publico.es/ciencias/418461/el-elefante-de-sumatra-esta-a-un-paso-de-la-extincion-planetatierra
Fecha: 24.01.2012

Huertos de pepinos salvan miles de tortugas marinas

Un proyecto implica en la conservación a quienes antes se comían los huevos de estos animales


El hambre estaba acabando con las tortugas marinas en uno de sus santuarios. En la bahía de Jiquilisco (El Salvador) las comunidades de la zona se alimentaban de sus huevos. Una ONG española ha encontrado la manera de ayudar a tortugas y humanos implicando a los lugareños en su protección y dándoles otras alternativas de subsistencia.

El furtivismo estaba diezmando la población de tortugas baule, golfina, prieta y carey que anidan en la zona. Además del robo de sus huevos para alimentarse, también se las captura para venderlas en los mercados. De nada servía la veda total impuesta por el Gobierno salvadoreño en 2009. Ayuda en Acción, que ya venía trabajando en la zona en programas de desarrollo, ideó un plan para, salvando las tortugas, ayudar también a la población local.

Con la ayuda de la Fundación Biodiversidad, la ONG diseñó un programa de sensibilización de la población sobre la necesidad de conservar las tortugas. Levantaron tres corrales en la playa donde los lugareños debían cuidar de hasta 150.000 huevos. Les ayudaron a plantar huertos de los que obtener pepinos y otras hortalizas que sustituyeran a los huevos en su dieta y formaron a jóvenes de la zona para convertirlos en guías turísticos de una región donde las tortugas son ahora el mayor reclamo para el ecoturismo.

"No basta con la educación, el empoderamiento de las comunidades o la creación de infraestructuras. El medio ambiente es la base de todo; si para construir todo eso destruimos el medio ambiente, destrozamos su futuro", dice Borja Vega, de Ayuda en Acción. En los dos años que llevan con el proyecto han formado a más de 300 personas, que se han convertido en recolectoras de huevos. Otras decenas cultivan los huertos, unas mil personas han participado en las labores de limpieza de las playas y otros tantos niños en los programas de sensibilización ambiental. El resultado ha sido, sólo en el año pasado, la reproducción y suelta de unas 100.000 tortugas y la llegada de turistas.

Fuente: http://www.publico.es/ciencias/419588/huertos-de-pepinos-salvan-miles-de-tortugas-marinas
Fecha: 31.01.2012

Animales de plástico para que la fiesta continúe

¿Y si las ratas del Puig fueran de plástico? La polémica "batalla de ratas" de la trencà de perols del Puig, que ha despertado la indignación de los animalistas y que el domingo acabó con la agresión a dos periodistas de Levante-EMV, tiene una alternativa que se ha extendido por otros municipios valencianos en similares circunstancias: la sustitución del animal vivo por un animal de plástico o de goma que simule la tradición y, al mismo tiempo, sea más acorde con los nuevos tiempos y el respeto por los derechos animales. Así lo han hecho, entre otros, Benifaió, Almenara, Massalfassar, Altea o el Grau de Gandia en sus fiestas con animales. En Benicarló, por ejemplo, significó el fin de la fiesta a corto plazo. Pero en el resto de municipios que han cambiado el maltrato animal por el uso del plástico, la fiesta ha seguido con igual brío.

Por ejemplo, en Benifaió. Todavía se conoce como la Festa del Pato la tradición agosteña que congrega a decenas de jóvenes en la Font de la Carrasca. Hasta mediados de los años noventa se subía por el palo enjabonado y en el extremo final había colgado un pato vivo. Ya hace años que se dejó de utilizar el pato y se sustituyó por un patito de plástico, aunque hay ediciones en las que no hace falta ni usar el de plástico y el premio se lo lleva quien alcanza el extremo del palo, según indican fuentes municipales. Al principio costó de encajar el cambio (incluso se suspendió la edición de 1996, pues los festeros renunciaron a celebrar el acto con réplicas). Pero luego la fiesta ha seguido siendo tan lúdica como siempre.

En Almenara, el cambio es más reciente. Dado que el ayuntamiento se enfrentaba a una multa de hasta 60.000 euros, en la Solta del Pato de 2010 ya se sustituyó al animal por un pato de plástico. No se ha registrado ningún problema desde entonces. Ahora bien: el premio para el ganador de esta competición en la playa Casablanca sigue siendo un pato vivo. Lo mismo ha sucedido en otras poblaciones como Altea o el Grau de Gandia, donde la presión de las asociaciones animalistas y el temor a los juzgados hizo cambiar los patos reales por juguetes de plástico o de madera en sus tradicionales sueltas.

Pero no todo son patos. En Massalfassar también han cambiado las gallinas y los pollos muertos que se colgaban en una cuerda a la que habían de llegar los jóvenes en su tradicional acto de la Sortija de Sant Antoni, con más de doscientos años de historia. La modificación de los animales muertos por pollos de plástico lle?gó en 2004, forzado por la amenaza de denuncia que hizo pública la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales.

Ratas de plástico en el Puig

Así, con animales de plástico, continuó la Sortija durante algunos años. "Pero desde hace dos años, optamos por quitar los pollos de plástico y poner en la cuerda, directamente, las dos o tres paletillas de jamón que damos co?mo premio. Hay que evolucionar y la fiesta debe continuar. Y así no hay ningún problema", explica José Vicente Rico, alcalde en funciones de Massalfassar. En el Puig, algún perol de este año ya contenía ratas de peluche o de juguete. Tal vez pueda pasar por ahí, por los animales de plástico, el futuro de la trencà de perols.

Fuente: http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/02/01/animales-plastico-fiesta-continue/877589.html
Fecha: 01.01.2012