miércoles, 22 de febrero de 2012

Los gatos de Roma, uno de los símbolos de la ciudad, sufren la crisis


Los gatos de Roma, uno de los muchos símbolos de la capital de Italia, están protegidos por ley, son los únicos seres a los que les está permitido encaramarse a esculturas romanas, dormir en ruinas del viejo Imperio y deambular por donde les plazca, y ahora son los últimos afectados por la crisis.

Los 180.000 gatos que viven en libertad en Roma se están quedando sin comida con el que los alimentan diversas asociaciones a favor de los animales, debido a los recortes al presupuesto del Ayuntamiento como consecuencia de la crisis económica y financiera que azota Italia.

Así lo han advertido asociaciones como "Earth", que vienen denunciando desde junio de 2011 que la Oficina de Bienestar Animal ya no abastece el pienso para las colonias felinas de la ciudad.

Según las estimaciones de estos colectivos, hay unos 180.000 gatos sin dueño en la capital romana, muchos de ellos agrupados en colonias como la del yacimiento arqueológico de Torre Argentina, en pleno centro, donde se encuentra el mayor número de felinos de la ciudad.

La estampa del centenar y medio de felinos que vagan a diario por los antiguos templos -datados entre los siglos IV a I a.C- de Torre Argentina es una de las más fotografiadas de la ciudad, y los gatos del lugar suelen pasear ajenos a la expectación que generan entre los visitantes.

Propuesta de ayuda

Para atenderlos Lia Decquel y Silvia Viviani crearon en 1994 la "Asociación cultural colonia felina de Torre Argentina", que se encarga de alimentar a los animales que pueblan estas céntricas ruinas y que propone a los amigos de los animales diversas formas de ayuda en su página web.

En Torre Argentina se puede ayudar a los gatos realizando tareas de voluntariado, adoptando a alguno de los animales o simplemente llevando pienso a los responsables de la colonia, que por el momento no sufren la falta de alimentos que sí afecta a otras comunidades de la capital italiana.

Esta colonia ofrece distintas adopciones que van desde el clásico traslado de los gatos a la casa de sus nuevos dueños, adopciones a distancia para los felinos que siguen viviendo en las ruinas y adopciones para los casos más desesperados, como los de los felinos que sufren el Síndrome de la Inmunodeficiencia Felina (SIF), que, según los encargados, es el equivalente al Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), causante del sida.

Pero también hay otras comunidades en el cementerio del Verano (con 416 animales), en el hospital de San Camilo (con 130 ejemplares), en Villa Torlonia, en las gradas de San Lorenzo, en Garbatella o en la estación de trenes y autobuses de Tuscolana.

Símbolos de la capital italiana

Los gatos de Roma, cuya imagen junto a célebres estatuas y lugares de la capital italiana adorna los más variados recuerdos turísticos, no sobrevivirían en su mayoría sin el apoyo de muchos de los habitantes de la ciudad.

El perfil de los "gateros" -término italiano para designar a los amigos de los gatos- ha variado en los últimos años: ya no se trata solamente de señoras mayores que viven solas, sino que entre los que acuden a alimentar a los animales hay esposas de diplomáticos y princesas, pensionistas, magistrados, parados o estudiantes.

Fueron estos "gateros" quienes comenzaron a organizarse para crear las colonias, donde además de alimentar a los gatos, hay un control demográfico para que su población no se dispare y los cuidan mediante un seguimiento veterinario.

Lo relata la responsable de la colonia del yacimiento arqueológico de Pirámide, Matilde Talli, que apunta además en su página web las dificultades que tuvo al principio para lograr el apoyo para la población felina de los responsables municipales de estas ruinas arqueológicas del siglo I a.C.

En un momento de crisis, en el que las familias más pobres de Roma recurren a asociaciones como Cáritas para sobrevivir, la falta de pienso para los gatos romanos parece fuera de debate público, pero está muy presente para los amigos de estos animales, que piden al consistorio que responda a las necesidades de los felinos.

Ya a principios del siglo XX el alcalde romano Ernesto Nathan pronunció la frase "no hay tripas para los gatos" para promover entre sus conciudadanos que se dejase de alimentar a los felinos con una de las especialidades gastronómicas romanas, las tripas.

Y, sin embargo, los gatos de Roma se han convertido en uno de sus más preciados símbolos y son muchos vecinos y turistas los que reivindican cada día la lucha por la supervivencia de estos pequeños habitantes salvajes de la ciudad.

Fuente: http://www.eluniverso.com/2012/02/21/1/1430/gatos-roma-uno-simbolos-ciudad-sufren-crisis.html
Fecha: 21.02.2012

Igualdad Animal denuncia maltrato continuado a cerdas en una granja de Murcia

¿Maltrato animal? a mí me parece mucho más que eso, esto es sadismo. HAZTE VEGETARIANO y no contribuyas a que situaciones como estas sigan sucediendo.
Advertencia: las imágenes del vídeo herirán tu sensibilidad.



La organización Igualdad Animal ha denunciado en los juzgados de Madrid un presunto delito continuado de maltrato animal en una granja de cerdos de Fuente Alamo (Murcia), hechos cuyo propietario, Francisco Vera, ha dicho haber conocido hoy, tras lo que ha anunciado que los denunciará de inmediato.

Vera ha admitido a Efe que fueron grabados en su granja los vídeos con los que Igualdad Animal documenta su denuncia, en los que se ve cómo hasta tres trabajadores distintos golpean con barras de hierro a cerdas preñadas y les extraen del vientre los lechones abriéndolas con un cuchillo mientras aún están vivas.

En otras imágenes se ve cómo a otros animales les clavan espadas en los costados hasta que mueren desangrados tras minutos de agonía.

Vera ha visto hoy los vídeos grabados por un trabajador "que ahora está de vacaciones" y en los que tres de sus compañeros cometen los maltratos y se jactan de ello de un modo que le ha parecido "un disparate" que ha comparado las imágenes en las que varios marines estadounidenses orinan sobre cadáveres de talibanes en Afganistán.

"No teníamos ni puñetera idea de esta barbaridad. Yo no sé si estaban borrachos o fumados o qué, pero se ve que están actuando ante quien lleva la cámara que los está grabando", ha indicado Vera.

Según sus palabras, en la sociedad anónima Agropecuaria El Escobar, que se dedica a la cría y venta de lechones de hasta siete kilos, y con el fin de que no sufran, cuando es necesario "se sacrifica a los animales con una bala que dispara una pistola".

Esta misma tarde, los propietarios de la empresa estaban reunidos para denunciar los hechos y "echar a la calle" a esos trabajadores, que llevan trabajando para la empresa entre dos y tres años.

En su denuncia, Igualdad Animal indica que los vídeos en los que se sustenta fueron grabados entre septiembre de 2010 y enero de 2012 por uno de los trabajadores, que, tras tres años en la empresa, fue quien se dirigió a esta organización, porque "son muchas las cosas que uno ve y ya tiene que decir alguien basta, porque tampoco es para maltratar así a estos animales", según sus palabras.

Basándose en el testimonio del denunciante, Igualdad Animal denuncia que "cuando los encargados de la granja consideran que una cerda embarazada no será aceptada en el matadero por estar coja o ser incapaz de caminar, lo que impediría que obtuviesen los beneficios de su venta al matadero, deciden extraerle brutalmente sus lechones antes de matarla".

Con ese objetivo, "los encargados y operarios acosan y golpean repetidas veces en la cabeza a la cerda con una barra de hierro antes de abrir su abdomen y útero con una cuchilla mientras ella está todavía consciente", y después es abandonada hasta que muere.

Sin embargo, según Vera, la granja se dedica exclusivamente a la venta de lechones de menos de siete kilos, no a la de cerdos adultos.

El trabajador que se dirigió a Igualdad Animal, que dice haber presenciado más de 50 veces la matanza de cerdas adultas con espadas, afirma que esos malos tratos "tienen lugar de forma constante y rutinaria" y son "conocidos de los responsables de la granja".

Según esta organización, los maltratos, el último de los cuales fue documentado hace tres semanas, "evidencian los comportamientos sádicos hacia los indefensos animales y constituyen un delito continuado de maltrato animal, recogido en el artículo 337 del Código Penal".

Por último, indica que "se da además la terriblemente irónica circunstancia de que Agropecuaria El Escobar fue premiada en 2008 por la industria cárnica con el premio Porc d'Or de bronce por lechones nacidos vivos" en la categoría de granjas de más de 1.500 cerdas.

Fuentes:
http://www.expansion.com/agencia/efe/2012/02/21/16989263.html
http://www.igualdadanimal.org/
Fecha: 21.02.2012